Crucero por la Antártida

Paisajes blancos y helados pero a su vez maravillosos que causan un encantamiento especial en quienes la descubren por primera vez, la Antártida es tierra de misterios y de largas noches, siendo la mejor opción para visitarla sin lugar a dudas a bordo de un crucero.

Un crucero por la Antártida permitirá recorrer cada uno de los lugares más interesantes de esta región y a pesar que es más caro que otro tipo de viajes, no menos cierto es que realmente vale la pena hacer la inversión.

Con relación a los precios éstos varían de acuerdo a la época del año y a la duración del crucero, como también por el itinerario a seguir, la embarcación y los servicios de los que se podrá gozar a bordo. Sin embargo,  el coste medio de un crucero por la Antártida se encuentra en unos 4000 euros con todo incluido.

También,  existen viajes con este destino de ensueño que pueden ser mucho más caros, dependiendo del tipo de alojamiento pudiéndose optar por un camarote sencillo hasta una suite de lujo que incluya terraza en la mejor ubicación del barco.

Algo a tener en cuenta es que el viajero deberá pagar el billete de avión desde la ciudad de origen hasta el puerto de donde zarpará el crucero.

Existe una opción que cada día está siendo utilizada por más personas que consiste en alquilar un barco y realizar el mismo recorrido del crucero por un precio aproximado de 7000 euros por una travesía de dos semanas, donde puede viajar toda la familia.

La temporada de cruceros recorriendo la Antártida comienza en noviembre y llega hasta febrero, época en que la belleza del entorno puede apreciarse en toda su magnitud.

Se debe tener en cuenta que las reservas para este tipo de viajes siempre será efectuadas con bastante anticipación,  ya que son de los viajes en crucero que más se venden en todo el mundo y generalmente las reservas son realizadas con varios meses de antelación de la salida para obtener una plaza.

En lo referente al viaje, el barco cuenta con su propio dinero, el cual el pasajero utilizará como una tarjeta y el día que el crucero llega a su fin el cliente paga todo lo consumido durante la travesía, no encontrándose incluidas en el precio del crucero las propinas, por lo tanto estas deberán siempre pagarse aparte a pesar que no son obligatorias.

Una alternativa de viaje muy diferente a los tradicionales cruceros tanto por el clima como por los paisajes inigualables de los que podrá disfrutarse, a bordo de excelentes barcos con todo el confort y la mejor diversión.

Foto Vía: 360 Destination

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *