Cruceros, diversas opciones de cabinas

Dentro de las alternativas que es posible seleccionar en un crucero, se encuentran el destino, el tipo de diversión a bordo, potando por ejemplo por un crucero temático, de descanso, para singles, etc.,  siendo el tema de la cabina muchas veces un interrogante, sobre todo para quienes están realizando su primer viaje en crucero.

En un crucero es posible optar entre una cabina interna o externa que a su vez sea una suite y con la posibilidad de tener  balcón. En definitiva son más de 10 opciones diferentes de cabinas pero que es posible disminuirlas  a cuatro diferencias notorias que hacen más sencilla la elección al momento de decidir hacer una crucero.

Así las diversas cabinas pueden dividirse entre Cabinas Internas, Externas, Externas con Balcón y Suites.

Comencemos por las suites, que suelen ser siempre las de precio más elevado y que es necesario reservarlas con bastante anticipación. Se componen de varios ambientes y tienen un balcón, ofreciendo un ambiente más amplio que las cabinas internas.

Por su lado,  las cabinas externas, que generalmente se encuentran en las cubiertas inferiores, pero sin balcón son un poco más económicas y en compensación por la falta de un balcón con vista al mar tienen una dimensión más grande. Como ventajas estas cabinas tienen un menor costo por un espacio mayor de alojamiento y como inconveniente está el hecho de encontrarse más cerca de la proa por lo cual puede resultar un poco más ruidosa.

Las cabinas internas, suelen ser  más pequeñas que las externas sin balcón pero sumamente confortables. La principal ventaja es obviamente su menor coste pero no son recomendables para quienes sufre de mareos ya que al no tener balcón con vista al mar el movimiento producido puede hacer que el pasajero la pase mal y no tenga la posibilidad de fijar la vista en el horizonte para solucionar un poco su problema de inestabilidad.

Sin embargo,  y a pesar que el tema del alojamiento a bordo es un punto importante, debe tenerse en cuenta todas las alternativas que existen. Así por ejemplo,  una opción de no estar demasiadas horas en la cabina es disfrutar del spa, el gimnasio, la piscina e incluso las excursiones que se realizan en tierra.

Existen casos en que la cabina interna es la alternativa perfecta como el caso de los jóvenes que pasan muy poco tiempo en ella, como quienes comparten con otro pasajero desconocido el alojamiento y reducen así la tarifa, o el caso más común de niños que duermen con sus hermanos mayores o con la niñera  y el  de aquellos que sólo la utilizan para dormir.

En los viajes llamados corporativos el grupo comparte cabinas internas y los ejecutivos de mayor jerarquía ocupan las que tienen balcón.

Es importante antes de tomar la decisión de la cabina asesorarse bien ya que existen varias opciones de precios y comodidades adicionales, que pueden adaptarse a las necesidades y gustos particulares de cada pasajero.

Foto Vía: Grandes Cruceros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *