Cruceros Fred Olsen

Cruceros Fred Olsen

Barco Balmoral - Cruceros Fred Olsen

La línea de cruceros inglesa Fred Olsen Cruise Line, propone una forma diferente de viajar y disfrutar de la elegancia, calidad y posibilidad de visitar destinos a los que los barcos de gran calado no pueden acceder.

Una empresa que en sus comienzos en Oslofjord Noruega en1848, se caracterizaba por ser de origen familiar formada por lo hermanos Olsen, Fredrik Christian, Petter y Andreas.

En la época, los hermanos compraron sus primeros barcos comenzando así, su incursión en el mundo de las empresas internacionales de transporte marítimo.

A través de los años la compañía naviera Fred Olsen comenzó a ganar prestigio, sobre todo por la calidad de la atención a bordo y los destinos recorridos, con un lema que han mantenido hasta hoy que se traduce en creer que lo pequeño es hermoso.

Con este principio ha regido hasta hoy sus ofertas de cruceros enfocándose en brindar a cada uno de sus huéspedes una experiencia inolvidable ofreciendo alojamiento para menos de mil cuatrocientos pasajeros.

Barcos pequeños pero maravillosamente equipados que recorren los destinos más remotos y tienen la posibilidad de amarrar en el corazón mismo de cada puerto, permitiendo a los viajeros que lleguen hasta la orilla con solo hacer un corto paseo por una pasarela, en lugar de un viaje largo en otra embarcación.

Las ofertas de los Cruceros Fred Olsen abarcan todo el mundo y en sus itinerarios incluyen escalas visitando algunas islas del Caribe.

Durante el viaje los pasajeros disfrutan de diversas actividades, como charlas, celebraciones especiales y excelentes espectáculos nocturnos.

Los oficiales de los Cruceros Fred Olsen son escandinavos y la tripulación está formada en su totalidad por personal filipino.

Los buques que forman hoy la flota de la empresa son el Balmoral, bautizado así como un homenaje al famoso castillo escocés propiedad de la familia real de Inglaterra. Un barco que se distingue por sus espaciosas zonas comunes y camarotes muy confortables, contando además con piscina, spa, jacuzzi, cine, biblioteca, gimnasio, simulador de golf y pista de jogging, además de restaurantes elegantes y la atmósfera informal del Yacht Club Café.

De estilo sofisticado el Black Watch, se distingue por una confortable atmósfera, tranquila pero a su vez divertida, con la posibilidad de disfrutar de un magnífico jacuzzi o el famoso té de las cinco en alguno de los salones con alternativas de ocio perfecta que se adaptan a todos los gustos y edades.

Este crucero cuenta con sólo 435 cabinas, con rincones tranquilos y también lugares con mayor agitación como el casino o el cine que cuenta con 150 asientos, además de su bar Lido Lounge o el Scottish Piper’s Bar y el Black Watch.

Por su parte el crucero Boudicca, con capacidad para 850 pasajeros, de diseño ligero pero muy espacioso, se destaca por la abundancia de ventanas para admirar el mar y el entorno maravillosamente tranquilo que solo se altera por las noches cuando comienza su espectáculo en el Neptuno Lounge. Excelente gastronomía desde la cena de gala hasta el buffet más informal degustado en el Secret Garden Café.

Por último el Braemar es el que continúa con la tradición de la intimidad del barco pequeño que muchos anticipan de Fred. Olsen, con maravillosas suites de lujo con balcones privados, y sus cabinas exteriores. El comedor principal Thistle Restaurant, se destaca por su elegancia y el Palms Café informal y divertido. Cubiertas, terrazas magníficas y una cubierta espectacular destacan este barco con capacidad para 929 personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *