Ir del puerto de Nápoles a Capri en barco

Al igual que Civitavecchia para ir a Roma, Nápoles es otro de los puertos más frecuentados por todos aquellos cruceros que hay en el mediterraneo.

Nápoles por si sola bien vale una visita, pero teniendo a su lado una joya cómo es la isla de Capri pocos son los que se resisten a visitarla una vez que llegan a esta ciudad.

Ir desde el puerto de Nápoles a Capri es muy sencillo. Todos los cruceros con los que lleguéis a Nápoles os ofrecerán viajes organizados a Capri pero si no quieres ir a esta isla por tu cuenta es muy sencillo.

Una vez que bajas del barco sales del puerto por la terminal central y giras a mano izquierda. Ahí verás varios puestos de venta de billetes para diferentes sitios, entre ellos la isla de Capri.

El viaje dura unos 40-50 minutos y el precio del billete es de 17 euros por trayecto. Es muy importante que compres el billete de ida y vuelta juntos. En ocasiones no te permiten comprar el billete de vuelta a la vez que el de ida. Si te ocurre esto, no te preocupes, lo compras en Capri, pero cómpralo nada más llegar a la Isla para luego evitar sorpresas por falta de sitio.

En Capri podéis coger una excursión a la Gruta Azul, uno de los sitios más característicos de la Isla. Otra opción es coger el funicular que vale 1,20 euros por trayecto y subir la zona alta de la Isla. Aquí podréis ver el mayor número de joyerías por metro cuadrado. Si tu bolsillo te lo permite te puedes comprar una joya en las mismas joyerías dónde se las compran un gran número de estrellas y famosos que visitan esta isla cada año. Si por el contrario tu debilidad son las tiendas de ropa tampoco tendrás ningún problema en encontrar tus marcas favoritas en esta isla.

Una vez visto Capri suele dar tiempo a dar una vuelta por Nápoles o visitar incluso Pompella, aunque deberás organizarte bien el día para ello y madrugar todo lo que puedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *